25.6.10

Diez motivos por los que estoy perezoso con el blog


1.- Hay muy pocas novedades cinematográficas que despierten mi atención. Sinceramente, no sé ustedes, pero en mi caso, salvo "Toy Story 3" y alguna cosa más (sobre las que escribí en el diario), la actividad cinematográfica reciente me moviliza poco y nada. Ni los estrenos ni las noticias captan demasiado mi atención. Y las que lo hacen, no son lo suficientemente interesantes como para dedicarles un post en este blog.

2.- El Mundial de Sudáfrica. Sabía que iba a capturar mi tiempo y mis pocas ideas durante un mes y pretendí que podía escribir sobre ellas. Pero me doy cuenta que no hace falta otro imbécil más que se ponga a interpretar los partidos cuando hay tantos dando vueltas por ahí. Cuando uno escribe de cine tiene la sensación, algunas veces, de estar descubriendo algo para los demás, revelando algún tipo de secreto. Me da la sensación que sobre el Mundial se ha escrito todo y que cualquiera sabe vida y obra de los defensores centrales de Eslovenia. ¿Qué más agregar sobre algo que se está cubriendo por 8000 medios y formatos diferentes?

3.- Mis ideas suelen entrar en 140 caracteres (Parte 1). Cuando empecé a usar Twitter, poco más de un año atrás, casi no entraba ni entendía bien cómo funcionaba. Este año me fui enganchando cada vez más y me doy cuenta que allí encuentro una sensación de comunidad --falsa y sólo virtual, tampoco como vidrio- que aquí no logro encontrar. Sé que hay mucha gente que entra a micropsia y lee lo que aquí escribo (tengo los reportes de visitas, además de los que me lo dicen directamente), pero la sensación es un poco la de un monólogo. Por algún motivo, no hay un ida y vuelta.

4.- Mis ideas suelen entrar en 140 caracteres (Parte 2) Nunca hubo un beneficio económico para mí en hacer el blog, por lo que me dedico a él de acuerdo a mis ganas. Al principio, la mayoría de las cosas que ponía en Twitter eran links hacia aquí. Luego empecé a darme cuenta que, en algunos casos, era idiota linkear a un link, y en otros, que la información podía directamente darse allí, de una forma aún más inmediata y directa que aquí.

5.- Mis ideas suelen entrar en 140 caracteres (Parte 3) Twitter empezó a ser un ejercicio de escritura interesante. Las limitaciones, la necesidad de ser breve, conciso, posiblemente divertido y, quizás ingenioso, terminan siendo un desafío que vale la pena. La libertad del blog es gloriosa para extenderse y es por eso que esto continúa vivo, pero en estas semanas estoy pensando "cortito".

6.- Mis ideas suelen entrar en 140 caracteres (Parte 4) No dudo que Twitter no es el formato para escribir críticas o diarios de viaje o para desarrollar ideas más o menos serias sobre nada. Sigo creyendo que el blog funciona muy bien para esas cosas: todo tiene la extensión que uno quiere y puede darle a un texto y, en el caso mío que trabajo en un medio como Clarín, este lugar me permite desarrollar un tono más personalizado. Y, a la vez, hablar de cosas que no se encuadran dentro de lo que le interesa a un medio masivo. Es por eso que todavía creo en hacer el blog.

7.- Mis ideas suelen entrar en 140 caracteres (Parte 5) Volviendo al combo Twitter y Mundial, lo cierto es que si a eso uno le suma el trabajo cotidiano y lo que decía del desinterés por las novedades de cine, queda poco tiempo y mínimas ganas de escribir por escribir algo, sólo para satisfacer el ego personal y la curiosidad de algunos, pocos o muchos.

8.- Información, información. Hay colegas que tienen páginas de cine, otros blogs, otros van y vienen por diferentes formatos. Mi sensación es, también, que cada lector va haciendo un mundo de información propio chequeando decenas de fuentes, sus páginas habituales y sus medios de confianza. Sé que algunos lo hacen aquí y me duele en cierto modo decepcionarlos. Pero creo que si tengo que informar sobre la recaudación de TOY STORY o los premios de EL SECRETO DE SUS OJOS, con Twitter alcanza y sobra. El blog prefiero que quede para otras cosas.

9.- Pasajeros en tránsito. Me da la sensación que los formatos de internet son mutantes. Medios online, versiones online de medios gráficos, blogs, Facebook, chats, Twitter, lo que sea. Muta el género, muta el formato, nadie sabe muy bien hacia donde va todo este asunto. Me pasa a mí, que leía algunos blogs y largas secuencias de comentarios y cada vez tengo menos paciencia (y tiempo) para hacerlo. E imagino que les pasa a muchos de ustedes. No quiero verme obligado a mantener una constancia "blogger" y que se termine convirtiendo en una obligación más, como el diario. Veo que algunos colegas han terminado en algo parecido y, si bien me parece lógico porque parte de sus economías se sostienen gracias a lo que escriben online, no es mi caso, por lo que no quiero hacer algo porque TENGO que hacerlo. Si no lo siento, no lo siento...

10.- Post-Mundial. La pasión futbolera durará poco, tal vez se acaba este domingo, tal vez dura hasta el 11 de julio y un poco más. Después de eso, veremos qué sucede. Si los estrenos me inspiran -si el cine me inspira, quedé un poco agotado post-Cannes, en el que tal vez exageré al ver 45 películas-, me tentará volver a escribir sobre ellos. El material informativo estará, o no, en función de si lo considero importante o relevante. Ya saben que dejé hace tiempo de linkear a discos (luego de recibir un par de emails con amenazas legales), por lo que tampoco hallarán eso por aquí. Cuando el Mundial concluya, supongo, veremos en qué muta micropsia. Por ahora, es un blog perezoso, frágil, algo cansado, fiaca y más preocupado por el estado del cesped del Soccer City que por el estreno de Karate Kid. Veremos qué pasa luego que "el balón dejé de rodar", como decía algún comentarista dueño de lugares comunes.

Esto, entonces, no es despedida ni excusa ni nada que se le parezca. Es, quizás, una explicación, una descarga, un aviso. No lo sé bien. Se que, por ahora, es más fácil que me encuentren en Twitter bajo mi nombre real (@dlerer, ya es demasiado tarde para cambiarlo a @peacock o a @micropsia, y tampoco sé si quiero hacerlo por que no me convence allí seguir a gente que usa apodos ni nombres de "empresas"), aunque es probable que en breve me canse de ese asunto y vuelva aquí pidiendo disculpas por la traición.

Si asi lo fuera, que la Nación me lo demande. O Messi.
Los demás, abstenerse...

3 comentarios:

Anita dijo...

Se entiende... cuando escribas, te leo. Y si no, no. O tal vez me sume a twitter... pero mucho no me convence.
Saludos!

Matias Mosteirin dijo...

Micropsia produce, recoge y selecciona contenidos con un criterio que me interesa y con un estilo que me resulta atractivo. Me cae bien. El es blog que prefiero entre todos los blogs y sites.
Supongo que si no hay un ida y vuelta, como describís en el punto 3, es en parte por que no lo propone, pero eso también me parece bien y no creo que lo convierta en un monólogo. En general no leo los comentarios, ni los escribo. Me aburren y siento que hacen perder mucho tiempo. Esta excepción es para enviar un saludo, y decirte que hagas lo que quieras. No tenés que comprometerte a ninguna regularidad, no hace falta creo yo. Saludos.

Anónimo dijo...

Adhiero a lo que dice Matías!

Tampoco suelo escribir comentarios, simplemente porque no leo los otros. Prefiero los contenidos que ponés vos...

saludos, Diego!

M.